Expo Activa

2018

Organiza
Asociación Ludantia-Arquitectura y educación

Participa
Anabel Varona y Carlos Arruti (Maushaus) http://maushaus.info/
Teresa Meana (TM Arquitectura) http://www.t-marquitectura.com/
Xosé Manuel Rosales (Proxectoterra) http://proxectoterra.coag.es/
Fernando Arenas y Sara Moreno (Mimaia) http://www.mimaia.es/
Víctor González Echave (Palitroques) https://www.facebook.com/tallerpalitroques/
Sara San Gregorio (Microarquitectura) http://microarquitectura.org/
Fermín Blanco (Sistema Lupo) http://sistemalupo.ferminblanco.com/
María Mallo (Forma orgánica) http://www.mariamallo.com/
Irene Fernández (Createctura) www.createctura.es
Alicia Gutiérrez (Ephimera Play) https://ephimera.eu/

Localización
Pazo da Cultura de Pontevedra

+ info


 

Descripción

Existe algo excitante al abrir una caja de juegos de mesa, que sin duda tiene que ver con la presencia necesaria e ineludible, de un cómplice al menos, que participe contigo en el puro acto de jugar. Es por tanto un acto ameno que se enmarca dentro de lo colectivo.

Destaparla es una acción vinculante, que nos pone a los sujetos practicantes, en situación para habitar un espacio común desde lo lúdico. Jugar se convierte en una manera sana y cómoda de establecer relaciones humanas, una ocasión para aprender voluntariamente de la vida a través de la imaginación.

Y si una buena caja de juegos conlleva con su práctica cotidiana semejantes bondades de cara al ejercicio de la libertad del individuo, además de aprender a gestionar la incertidumbre y a valorar la vivencia intrascendente del hecho de jugar, ¿por qué no multiplicarlo y plantearnos para Ludantia un compendio de juegos, a la manera de los viejos estuches de juegos reunidos, con sus reglamentos, tableros y fichas de color?

Desde su concepción, la Expo-Activa, se convierte en un gran dispositivo de juegos a partir de la arquitectura y a partir del tema de la Bienal: los espacios de relación generados a través del juego. Las niñas y los niños jugando son la exposición en sí, el juego construye este espacio, que propicia e incorpora múltiples variantes, generando autonomía, libertad y lugares de relación entre sus jugadores.

Para ello, se crean diferentes zonas de juego, dentro de un mismo paisaje, donde las acciones se superponen y cohabitan. Habiendo tenido en cuenta las categorías establecidas para la clasificación de los proyectos de la Bienal, con sus espacios lúdicos y sus acciones , como si de un gran juguete se tratase, la Expo-Activa, trata de estimular la imaginación de los visitantes, sin intentar dar un final al juego, sino múltiples continuaciones.

El carácter de los espacios arquitectónicos destinados a la exposición , refuerzan la idea de la propuesta, donde hablaremos por un lado, de “las fichas de juego ” y por otro, de “el tablero de juego ”. Como en un gran set de juegos reunidos, al abrir nuestro juguete, descubrimos de una parte, infinidad de materiales bien ordenados y de la otra, un campo de juego. Mediante el empleo de las diferentes fichas situadas en los compartimentos, se promueve la transformación del espacio y la creación de juegos propios o situaciones de juego.