Homenaje a José Gómez del Collado – Pilpayu

Video resumen en las noticias de la RTPA.
__
El 10 de noviembre los escolares de Cangas del Narcea se sumergieron en la arquitectura de José Gómez del Collado gracias a la iniciativa de Sistema Lupo en colaboración con el Ilmo. Ayuntamiento de Cangas del Narcea y el arquitecto José Ramón Puerto.

José Gómez del Collado fue uno de los grandes arquitectos asturianos del siglo XX, desarrollando la mayor parte de su obra en la villa canguesa, aunque pueden encontrarse edificios suyos en Pola de Allande, Tineo o Navia, entre otros lugares de nuestra región.

Coincidiendo con la fecha del aniversario de su nacimiento y un año después de que su obra haya sido admitida en el Registro de Arquitectura DOCOMOMO Ibérico, los alumnos de cuatro colegios de Cangas podrán descubrir su figura y arquitectura.

Sistema Lupo ha preparado una didáctica basada en la máxima:
“Me lo contaron y lo olvidé, lo ví y lo entendí, lo hice y lo aprendí”.

Tras una visita de los escolares a las principales actuaciones de Pepe Gómez en Cangas, los niños se metieron en la piel del arquitecto y construyeron su propia versión de los edificios. José Ramón Puerto, arquitecto y Doctor en Historia con una tesis sobre Gómez del Collado, acompañó a los escolares en su recorrido para descubrirles los secretos y porqués de los edificios que ven cada día.

Crónica del Campus Veranes en Xixón

Alguien dijo una vez: “cuando vayas a Roma, haz lo que hagan los romanos” *. Pues eso, que nos fuimos hasta la Villa romana de Veranes, nos romanizamos mentalmente e hicimos las cosas como ellos las hacían.

Sorprendentemente es un dicho inglés: “When in Rome, do as the Romans do”

Cada día, durante una semana de agosto, 13 locos de Roma, la arquitectura y la diversión madrugaban un poco (¡en verano!) para pasar la mañana inmersos en la construcción romana.

Cuando tienes menos de 9 años y ves una imagen de Vitruvio, irremediablemente te entra la risa floja, así que la jornada no podía empezar mejor. Una vez superada la falta de venustas del pobre hombre, nos centrábamos en lo que dejó escrito, y a través de la firmitas, la utilitas y la venustas recorrimos las ciudades, las villas e incluso los campamentos militares del imperio romano. Aprendimos cómo construir edificios que duren al menos 2000 años, qué soluciones e ingenios utilizar para que funcionen bien y cuáles son las formas y elementos más adecuados en cada caso.

Y luego ¡manos a la obra! Hacíamos todo lo que se nos ocurrió que harían los antiguos ingenieros romanos: leer planos para hacer maquetas a pequeña escala o construcciones gigantes, organizar un equipo y repartirse las tareas valorando las habilidades de cada uno, trabajar en equipo para levantar grandes obras, idear sistemas de arriostramiento antivientos, explorar y analizar la Villa romana para aprender “in situ”, diseñar y dibujar los planos de nuestros propios arcos de triunfo para que otros lo sepan replicar, ¡si hasta replanteamos un río para salvarlo con puentes! ¡Con subasta de piezas incluída!

Total, que de arquitectura romana aprendimos un montonazo, pero sobretodo lo pasamos en grande incluyendo nuestras propias ideas y llevándolas a cabo entre todos que, en realidad, es más difícil (y también más divertido).

¡Por más veranos en Veranes! ¡SPQR!

_
+ información del proyecto Pilpayu [aquí]