¿JUEGAS?

¿Cuándo empezaste a hacerte mayor?

Uno comienza a hacerse mayor a medida que la palabra “juego” va cambiando de significado.
Cuando se es niño, juego es diversión, es libertad e imaginación. El tiempo de juego es el momento preferente y el deseado. Las horas pasan lentas y bien aprovechadas; y las risas, las carreras, las fiestas y las tonterías están a la orden del día. Jugamos a ser todo y a no ser nada, pero sobre todo anhelamos el horizonte infinito que para nosotros signifca ser mayor.
Al llegar al estadio de persona responsable, el vocablo “juego” se vuelve negativo. “No juegues con la gente”, “esto no es un juego”, “Pero, ¿a qué estás jugando?”. Parece  que una sed interminable de venganza nos ataca cuando pensamos en aquellos momentos pasados. ¿Es que nuestro inconsciente refleja que esperábamos otra cosa? Quizás no seamos ni siquiera un reflejo de lo que imaginábamos que ibamos a ser en nuestra infancia, o quizás las cosas no nos vayan tan bien porque los adultos nos hemos olvidado de jugar.
Así que os incito a jugar, a imaginar y a soñar. Vamos a  recordar cómo éramos, y , por qué no, recuperar parte de ello.
¿Tú a qué jugabas en tu infancia?

Texto perteneciente al blog de ALMUDENA CUETO

Deja un comentario