Art Easel

Año
2019

Fecha
Prueba del prototipo
19 Octubre

Localización
Fundación Luis Seoane, A Coruña

Organiza
Viva Vancouver [web]

Participa
Sistema Lupo

Equipo
Fermín G. Blanco
Alba Pérez Fernández
Ignacio Bescansa Bastarreche
Luis Miguel Fernández López
Víctor GG Echave
Leticia Zapara Medina
Hilda González Cebrián

Colaboración
Fundación Luis Seoane
Nenoarquitectura

[+info]


Memoria & Fotografías
El pasado sábado día 19 de Octubre, tuvo lugar la puesta a prueba de nuestro prototipo de juego para la lluvia, propuesta ganadora del concurso canadiense Life Between Umbrellas, teniendo como testadores del sistema a los participantes del curso de Nenoarquitectura en la Fundación Luis Seoane de Coruña.

Los días lluviosos se convierten en días grises. La presencia de nubes y agua condiciona el comportamiento de las personas y las sociedades, y esto, en ciudades como Vancouver, con 165 días de lluvia al año, repartidos entre Octubre y Marzo y registros de 1.150mm de pluviosidad, se vuelve realmente importante.

En España lo podríamos comparar con lugares como La Sierra de Grazalema, lugar más lluvioso de toda la península, microclima que genera más de 2.000mm de precipitaciones anuales en este punto. Más próximo a nosotros contamos con la ciudad de Santiago de Compostela con casi 140 días de lluvia al año de media con una precipitación media de 1.787mm y A Coruña rondando los 130 días y 1.106mm de precipitaciones.

Este tipo de clima reproduce el mismo patrón de manera universal: las personas tienden al individualismo y la comodidad de sus casas, dejando de lado el componente social.
La vida en la ciudad es desafiada por el clima, por lo que, la utilización de los espacios públicos disminuye, ya que, la mayoría están mal equipados para fomentar la vida pública y otras actividades bajo la lluvia. El paraguas se convierte en un escudo contra los elementos, y la vida pública adquiere un ritmo acelerado a medida que las personas se apresuran a huir de la lluvia.

El concurso

El concurso se planteaba en tres vertientes, Stream 1: The Place, al que se presentaron participantes de Nenoarquitectura y dos de ellas ganaron el primer premio del público en la categoría de jóvenes, Stream 2: The Intervention y Stream 3 The Celebration, que es el que correspondía en este caso.

“Life Between Umbrellas: The Celebration. Una activación emergente, amigable con la lluvia, un espacio público que ayudará a construir una cultura más positiva hacia las precipitaciones, fomentando las conexiones sociales en los meses lluviosos.”

En ese sentido, la propuesta propone utilizar el agua de lluvia como campo de juego. Será a través de la implementación de la obra de la artista Tatiana Medal, quien también nos acompañó y aconsejó en la puesta a prueba del prototipo, basándose en sus investigaciones con el color y la acuarela, sus efectos de luz, introduciendo el color en las celdas de policarbonato.

Nuestra propuesta

La propuesta, Human Printer- Art Easel, tiene como objetivo activar el espacio público a través de dispositivos de juego, llenando de color los espacios públicos. A través de estos caballetes artísticos, el objetivo es promover la cultura amigable con la lluvia y el trabajo colaborativo.

La operación y su montaje es muy simple: durante un día lluvioso, estos caballetes plegables hechos con madera de cedro rojo, placas de policarbonato celular y ruedas, son llevados a la calle. En la parte superior hay un tanque impermeable donde se introducen pigmentos sólidos o líquidos de color y origen natural. Este tanque recoge el agua de lluvia, que es teñida por los pigmentos y pasa a las celdas del policarbonato. El panel en su parte inferior permite abrir y administrar la acuarela de acuerdo con la técnica que se utilizará: líneas resultantes del arrastre del caballete, recuperación del material en baldes para su uso posterior con escobas, cepillos o directamente con el cuerpo / manos … creando cualquier tipo de imagen en el suelo, tableros de juego a gran escala, mensajes, etc. Nuestro cartucho ya está creado, por lo que solo necesitábamos personas para interactuar y pintar sobre el espacio público, los participantes de Nenoarquitectura, madres, padres y demás familiares, así lo hicieron y convirtieron un pequeño trozo de la ciudad en un lienzo artístico. Un trabajo en el que se ve claramente el espíritu de comunidad, demostrando que diferentes generaciones pueden colaborar juntas para colorear y llenar la ciudad de vida. Su forma triangular, el hecho de que se puede plegar, sus ruedas y el uso (recargable) de pigmentos naturales limpios permitirán un fácil transporte y almacenamiento de los caballetes, lo que favorece que esta actividad se maneje y reproduzca fácilmente en diferentes espacios, días, años. … Adultos y niños, hombres y mujeres, padres e hijos, abuelos y nietos… todos juntos pueden llenar de color cualquier ciudad bajo la lluvia.